LOS IMPAGOS EN LAS CLÍNICAS VETERINARIAS: UNA SITUACIÓN INSOSTENIBLE

LA MOROSIDAD EN LAS CLÍNICAS VETERINARIAS: UNA SITUACIÓN INSOSTENIBLE

Mucha gente apela a la vocación u otros argumentos para obtener descuentos o servicios gratuitos en las clínicas veterinarias. La gran mayoría de veterinarios ofrecen campañas y facilidades de pago, pero hay una realidad que se está haciendo insostenible para un altísimo porcentaje de las clínicas españolas: la morosidad, o impagos.
Se parte del error al pensar que el veterinario obtiene una remuneración muy elevada, lo cual es falso. Es más, casi la mitad de las clínicas veterinarias de España están en riesgo de tener que cerrar, debido, entre otras cosas, al injusto IVA veterinario del 21%. Este IVA debe ser repercutido al cliente, o absorbido por la clínica, ocasionando un grave perjuicio en un tema tan importante como es la vida de los animales domésticos.

Entrevistamos  a Jorge Pascual, veterinario clínico, vicepresidente de CEVE y presidente AEMVET Asociación Empresarial de Profesionales Veterinarios del Principado de Asturias

 

  • Mucha gente cree que algunos veterinarios son avariciosos cuando se niegan a ofrecer un servicio de manera gratuita o sin garantías de cobro. No debe ser fácil ver derrumbarse a alguien porque no puede costear la operación de su perro o gato, ¿cómo os afecta esto en vuestra vida personal?
  • JP Los veterinarios a nivel mundial somos la profesión sanitaria con mayor índice de suicidios y en el total de todas las profesiones ocupamos un lugar muy alto. Este dato es algo que desconoce la mayoría de las personas que acuden a una clínica veterinaria y que en cierta forma presiona a un profesional a sanar un animal en un tiempo récord y además sabiendo que, si las cosas no van como esperas, es muy posible que encima te responsabilicen de que no vaya bien. Esto no sucede en casi ninguna otra profesión, pero además nosotros trabajamos con vidas, es decir, si algo va mal no se atasca un fregadero, o se quema una instalación eléctrica o se avería un coche, en nuestro caso puede llegar a morir un animal, que en la mayoría de las veces padece una enfermedad terminal, o incluso el propietario por ahorrarse un dinero le da 20 remedios que ha leído por internet o le han dicho amigos que saben mucho de animales y cuando te llega es tal el estado del animal que ya es irreversible, pero la culpa es siempre del veterinario.
    Prácticamente todos los veterinarios ponemos dinero de nuestro propio bolsillo para costear los gastos sanitarios de aquellos casos que, por la extrema necesidad del animal o de sus propietarios, no pueden realmente acceder a ninguna fuente de financiación. Evidentemente, esto lo hacemos porque no somos inmunes a los problemas ajenos, pero es una decisión libre, personal y privada, mucho más sencilla de tomar cuando afecta a nuestros clientes de toda la vida que pasan temporalmente por un mal momento financiero, pero que siempre te han apoyado y que sabes que tienen una verdadera voluntad de pago y que cuando superen el bache recuperarán la relación anterior.
    Naturalmente que afecta a nuestra vida personal, porque todos tenemos problemas, pero además, en muchas ocasiones los propietarios cargan con los problemas de sus mascotas sobre nuestros hombros y esto afecta mucho a nuestra vida diaria, no debemos olvidar que nuestra profesión es vocacional, pero también debemos poder vivir de ella con dignidad.
  • ¿Crees que el colectivo veterinario debe hacer algo para poner freno a esta escalada de morosidad?
  • JP-El colectivo veterinario ya ha empezado a defenderse frente a la morosidad que distinguiría en dos tipos, los que no pueden y los que no quieren pagar. Casi todas las clínicas ofrecen facilidades de pago, descuentos o líneas de financiación para ayudar a los propietarios de mascotas, que los que no pueden pagar aceptan de buen grado y no suele haber problemas.
    Los problemas vienen con los que no quieren, los que son morosos profesionales. Por ello, desde CEVE lanzamos una nueva plataforma para gestionar íntegramente el problema de los impagos, tanto para garantizar el cobro por parte de la clínica, como para facilitar el pago a nuestros clientes.
  • ¿De qué manera pueden los veterinarios ayudar a aquella gente que, azotada por la crisis, tiene voluntad de pago, pero no puede hacer frente a tratamientos u operaciones de cierto importe? ¿Se prevé algún tipo de financiación?
  • JP-Como ya te comenté casi todas las clínicas tienen formas para facilitar el pago a aquellas personas que tienen problemas a la hora de tratar a sus mascotas, y actualmente también existen facilidades de financiación con bancos con los que se hacen acuerdos para facilitar el pago de ciertos procedimientos caros sin interés para el propietario.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *