“El título de operador de instalaciones de radiodiagnóstico es obligatorio para todos los veterinarios que hacen radiografías”

Desde el 2009 no es suficiente con que exista solo un director de la instalación.

P.- ¿En qué situación se encuentra el sector en el uso de rayos X?

R.- Con la extensión de los sistemas digitales y las herramientas de software para su visualización, el número de estudios radiodiagnósticos veterinarios ha aumentado, siendo cada vez más relevante su información para la mejora del diagnóstico y la evaluación de la eficacia de los tratamientos.

P.- ¿Se han detectado diferencias con respecto a otros países europeos?

R.- A nivel legislativo, con respecto a los países de nuestro entorno europeo no existen diferencias significativas. Sí existen a nivel práctico, por ejemplo el uso de la sedación en las exploraciones, el control dosimétrico, los blindajes de las instalaciones… El informe del año 2013 de la HERCA (Heads of the European Radiological Protection Competent Authorities) que incluye el Organismo competente en España, el Consejo de Seguridad Nuclear, se hizo eco de la variedad existente en el ámbito veterinario, no solo en radiología convencional como en otras disciplinas menos frecuentes en veterinaria como el TAC, Radioterapia o Medicina Nuclear.

P.- ¿Por qué es importante esta formación?

R.- El uso de radiaciones cuya energía da lugar a la ionización y por tanto, a daños potenciales, requiere la formación que mejore el empleo de las modalidades de rayos X y la manipulación de los elementos auxiliares. Más allá de la protección a los trabajadores, es un requisito obligatorio en la normativa aplicable, y en particular en lo establecido en el Real Decreto 1085/2009, de 3 de julio, por el que se aprueba el Reglamento sobre instalación y uso de equipos de radiodiagnóstico. Los cursos están acreditados por el Consejo de Seguridad Nuclear según la INSTRUCCIÓN IS-17, de 30 de enero de 2008, del Consejo de Seguridad Nuclear, sobre la homologación de cursos o programas de formación para el personal que dirija el funcionamiento u opere los equipos en las instalaciones de rayos X con fines de diagnóstico médico y acreditación del personal de dichas instalaciones. Este curso incluye aspectos prácticos que permitirán a los alumnos reducir los riesgos a la radiación, optimizar sus equipos independiente del tipo y sistema de imagen, alcanzar imágenes con mayor información y menor radiación, disponer de mayores recursos para la elección de compra de equipamiento, requisitos legales de cumplimiento normativo y conocer las necesidades de blindaje de las salas.

P.- ¿Qué riesgos conlleva la mala manipulación de rayos X y con qué frecuencia se manifiestan?

R.- Los daños son de distinta tipología:

  • Biológicos: El aumento de la probabilidad de cáncer o leucemia y el mayor deterioro o daños en las estructuras oculares de los trabajadores expuestos;
  • Profesionales: La pérdida de información diagnóstica y su incidencia en la práctica diaria. Aumentar el riesgo a los dueños de los animales en caso que estos participen en las actividades de sujeción de los animales;
  • Económicos: Disminuir el valor de la amortización de las inversiones realizadas, siendo el desembolso si incluimos sistemas de imagen digital, altos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *